VECINAS DE ITUZAINGÓ DECLARARON EN LA CAUSA MANSIÓN SERÉ POR DELITOS DE LESA HUMANIDAD

Zoraida Martín y su hermana Adriana, hijas de la Directora de Derechos Humanos del Gobierno Municipal de Ituzaingó, Argentina Carrión, declararon días atrás en la causa Mansión Sere, que tiene ocho imputados por delitos de lesa humanidad.

La Mansión Seré, donde hoy funciona un polideportivo perteneciente al Municipio de Morón, fue utilizado por la Fuerza Aérea durante la dictadura militar como un centro clandestino de detención y torturas.

Ambas fueron secuestradas cuando aún eran menores de edad, Zoraida tenía 16 años y Adriana tan sólo 14.

Ya era de noche, aquel 16 de diciembre de 1976 cuando una patrulla militar irrumpió en la casa de las hermanas para llevarse a Zoraida, sin orden judicial alguna.

Luego de romper todo lo que estaba a su paso y golpear a quienes en ese momento estaban en el domicilio, decidieron llevarse a Adriana, ya que Zoraida no se encontraba en ese momento en la casa.

Los secuestradores argumentaron  que Zoraida participaba en la guerrilla, algo que por supuesto no era cierto. Tanto Zoraida como Adriana, militaban en la Unión de Estudiantes Secundarios, como muchos jóvenes de esa época que también sufrieron las consecuencias de la dictadura militar.

Adriana, de tan sólo 14 años en aquel momento, vió como sus secuestradores antes de llevársela golpeaban sin motivo a su madre y a sus pequeños hermanos de 8 y 12 años.

Fue llevada secuestrada a la Comisaría 3ra de Castelar, donde la interrogaron y la golpearon salvajemente. La alojaron en una celda, donde no recibió alimento ni fue sacada para ir al baño.

Zoraida se enteró del secuestro de su hermana cuando llego a su casa. Su mamá la alertó que la estaban buscando y decidió refugiarse en la casa de una tía en la provincia de Mendoza.

Image

Adriana pasó un mes secuestrada, y casi al mismo tiempo de su liberación, otro grupo comando de la Fuerza Aérea secuestraba en Mendoza, a su hermana Zoraida.

Zoraida contó que aterrizaron en la base aérea de El Palomar desde donde la trasladaron a la Comisaría 3ra de Castelar, donde habían tenido secuestrada a su hermana.

Ahí, según el relato que Zoraida hizo ante los jueces, “prendieron el transformador y me dieron electricidad en todo el cuerpo, orejas, pezones, dientes. A los 18 años no tenía ninguna pieza dental. Era muy fuerte la intensidad de la corriente”

Recordó los horrores que debió sufrir, que se pueden resumir en una de las últimas frases que dijo ante los jueces. “La tensión durante la noche era terrible. No sabía si iba a terminar torturada, violada o muerta”.

“Cuando volví a mi casa – contó Zoraida- era una familia destruida. Mi mamá se la pasaba en la Plaza de Mayo buscando a los compañeros. Nosotros no teníamos para comer, y  los vecinos no se arrimaban por miedo”.

Finalmente Zoraida Martín sostuvo que la militancia “es una forma de vida. Desde los doce años supe que no podía salir de la pobreza, si no era transformando junto a otros compañeros la realidad”.

La Directora de Derechos Humanos, Argentina Carrión dijo sentirse orgullosa de sus hijas, de su familia “siempre hemos militado, nunca bajamos los brazos y queremos que ningún crimen quede impune. Es necesario que se sepa toda la verdad de lo que pasó y que los culpables cumplan sus condenas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s